¿Qué es Buen Gobierno México?

La práctica de la gobernabilidad se ha transformado radicalmente en el contexto global, la ruta de esta evolución es clara e irreversible. Los líderes gubernamentales, en todo el mundo, están incorporando los ideales democráticos de participación de organismos  no  gubernamentales  (ONG), que es la forma y modelo coadyuvante para que los gobiernos sirvan bien y mejor a los ciudadanos, es con este propósito que nace Buen Gobierno México, Servir con Principios.

Los Estados Unidos Mexicanos (México), es el décimo cuarto país más extenso del mundo, con una superficie cercana a los 2 millones de km². Su lengua oficial es el español, el estado reconoce una gran diversidad de etnias y a 67 lenguas indígenas. Existen, en México, aproximadamente 6 800 000 empleados  en la función pública en los tres niveles de Gobierno.

La población en México, es de 112 336 538 y una cuarta parte se concentra en el Distrito Federal y área metropolitana. La Ciudad de México es la urbe mas grande del mundo en donde conviven 21 500 000 personas aproximadamente en una área geográfica de tan solo 1,485 kilómetros cuadrados. La Ciudad de México tiene un PIB de 470,000 millones de dólares, lo que la convierte en la octava ciudad más rica del mundo. En el 2008, la Ciudad de México aportó el 34% del PIB nacional total. Catalogada como ciudad global, la Ciudad de México es uno de los centros financieros más importantes, no solamente en América sino en el Mundo.

En Buen Gobierno México, Servir con Principios, como organización, deseamos ser un facilitador para lograr que estos funcionarios puedan desempeñarse y servir mejor, y así ayudar a que nuestro país logre crecer y desarrollarse y a que la ciudadanía aspire a un  gobierno eficaz, eficiente, honesto y transparente, es decir a un Buen Gobierno.

Buen Gobierno México, Servir con Principios, es una Asociación sin fines de lucro, independiente y apartidista, donde se  trabaja con otro modelo, bajo otras premisas, aunque es necesario comprender que los cambios de calidad de  trabajo, coordinado  e innovador, requieren de la participación tanto de las instituciones como de la ciudadanía, es por eso que necesariamente se retomen los principios rectores de las normas éticas, morales y espirituales que regulan la conducta del hombre que lo conduzcan y  lo orienten a desarrollarse como el eje del cambio, interactuando con una mejor actitud y disposición  de servicio a sus semejantes.


Creemos firmemente,  en Buen Gobierno México, Servir con Principios, que al enseñar valores morales  y principios éticos y espirituales que enfaticen la transformación del ser en el funcionario público y el hacer de la función pública, lograremos afectar positivamente la calidad de vida del funcionario, siendo éste el recurso más valioso del aparato burocrático de la función pública de este país y que éste se sienta motivado a brindar un mejor servicio a nuestra gran nación, afectando en todas las esferas de su vida, incluso personal y familiar.


Este concepto no se refiere sólo a un modelo de enseñanza, cuyo proceso de transformación se basa en una mejora gradual o paulatina, sino a uno que pueda generar los cambios profundos, y lo que es más importante, permanentes para que tenga la capacidad de respuesta suficiente y así poder brindar una mejor atención y un servicio diligente y esforzado a las necesidades  de la sociedad.

No obstante, esta urgencia evidente de cambio y el reto de forjar un Buen Gobierno, no es una tarea que pueda realizarse de facto, sino que demanda un trabajo serio y profundo y requiere, sobre todo, generar nuevas actitudes y conductas tanto en la función pública como en cada uno de nosotros como cuidadanos.

En México, no sólo se requiere un gobierno diferente, participativo, que consulte a la sociedad sobre sus necesidades y prioridades para convertirlas en políticas de gobierno, y que de forma constante se someta a una rigurosa rendición de cuentas, sino que se refiere al uso honesto y transparente de los recursos y también  a la eficiencia y calidad con que se utilizan.

El cambio necesita un gobierno estratégico y competitivo, que fije democráticamente las prioridades sociales e invierta eficientemente sus recursos; un gobierno ágil y flexible capaz de captar las oportunidades, atender los problemas y adecuarse a las circunstancias rápida y eficazmente.

En suma, México necesita hoy un Gobierno de Clase Mundial, innovador y de calidad total que ponga en el centro del quehacer gubernamental la satisfacción de las necesidades y expectativas de la sociedad, estableciendo desde el principio lo que más importa,  la calidad y la cualidad del recurso humano  y que sólo con la ayuda de los valores morales, éticos, principios y valores universales contenidos en la biblia, podrán ser transformados a una condición de excelencia.


Esto es Buen Gobierno México, Servir con Principios, apasionados por ti, sirviéndote con principios. Lo invitamos a conocer más acerca de nuestra organización.





facebook like box